INTEGRANDO EL DISEÑO CONTEMPORÁNEO Y EL CARÁCTER DE UN EDIFICIO HISTÓRICO EN EL CENTRO DE MADRID

Entre los servicios que oferta KALAM, destaca el de rehabilitación integral de edificios. Nos referimos a intervenciones en las que nuestros profesionales abarcan un gran número de trabajos y alcance en una misma actuación para devolver un uso o permitir uno nuevo en las mejores condiciones de seguridad, habitabilidad y funcionalidad. Habitualmente, estas obras comprenden refuerzos o consolidaciones estructurales; mejora o actualizaciones de la envolvente: cubiertas, fachadas y contacto del edificio con el terreno, solventando su patología o mejorando su eficiencia energética; restauración de elementos singulares recuperando su ornamentación y elementos originales en fachadas históricas o espacios relevantes como los accesos, escaleras o salas comunes; actualización y adecuación a normativa de los interiores, incluyendo nuevas distribuciones y acabados o adaptaciones en materia de accesibilidad entre otros trabajos.

Dentro de este marco, uno de los factores claves y diferenciadores es el de contar con una plantilla propia de profesionales y maestros de los oficios necesarios en una intervención integral. Esto significa que podemos asegurar los plazos y la calidad de la obra desde una gestión integral y una visión holística de todo el proceso, sólo posible a través de una estructura y experiencia como las que ofrece KALAM. Ponemos a disposición de nuestros clientes, un servicio ad hoc para ajustarnos a sus necesidades, estando habituados a trabajar en edificios en uso, programar los trabajos para reducir molestias o colaborar con sus equipos de diseño de proyecto en la parte específica de la restauración o conservación del edificio histórico para plantear posibles soluciones técnicas, análisis o valoraciones.

 

Contar con una plantilla propia de profesionales y maestros de los oficios necesarios en una intervención integral permite asegurar los plazos y la calidad de la obra desde una gestión y una visión holística de todo el proceso.

 

Nuestro equipo se siente siempre muy satisfecho de poder colaborar en la conservación de estos edificios de nuestro patrimonio construido, que se habitan con usos actualizados o nuevos, adaptados con estándares actuales y a los que suman su carácter y belleza. Y especialmente cuándo esta manera sensible de actuar viene desde la dirección y promoción de la propuesta, como en este caso, por parte de ELAIA INVESTMENT SPAIN SOCIMI S.A. y su equipo de gestión. Una visión compartida por todos los involucrados en el desarrollo de la obra que permite que el edificio no pierda su identidad, sino que la recupere e integre, dotando de gran personalidad a la propuesta al tiempo que respeta su protección histórica.

 

Vistas de la fachada hacia la calle Atocha durante las obras y con el acabado actual.

 

Vistas de la fachada a la calle Magdalena durante el proceso de recuperación y en los trabajos finales de la obra.

 

Diversos aspectos del acabado en fachada: estado previo y tras la intervención en la fachada hacia la calle Magdalena y recuperación de ornamentación de la cornisa en la calle Atocha.

 

En esta entrada, recogemos de forma resumida algunos aspectos de la rehabilitación integral del inmueble situado en la Calle Atocha número 40 con fachada también a la posterior calle Magdalena en el número 27, con arreglo al proyecto de ejecución redactado por GAZTELU ARQUITECTOS en colaboración con JULIO PRADO. En el curso de los trabajos se han intervenido los distintos espacios y elementos del inmueble para albergar viviendas de alta calidad, incluyendo la mejora de su accesibilidad.

Se trata de un inmueble de finales del S. XIX situado en el Conjunto Histórico de la Villa de Madrid en el ámbito de la Cerca y Arrabal de Felipe II. Entre los aspectos de restauración obligatoria destacan sendas fachadas a la vía pública, el pasaje de acceso al inmueble y el núcleo de la escalera imperial, en el que se han preservado los elementos originales que dotan de gran singularidad a estos espacios comunes.

 

La visión compartida por todos los involucrados en el desarrollo de la obra ha permitido que el edificio no pierda su identidad, sino que la recupere e integre, dotando de gran personalidad a la propuesta al tiempo que respeta su protección histórica.

 

En su interior, se ha modificado la distribución obteniendo viviendas de gran calidad y confort con todo el equipamiento necesario. Se han conservado e integrado en el diseño final elementos preexistentes, como las decoraciones de algunas estancias, que mantienen el carácter del edificio en el resultado final. Cabe destacar también la gran diafanidad y luminosidad de los espacios, especialmente en los áticos cuyas terrazas privadas constituyen soleadas estancias al aire libre que se asoman al paisaje del Madrid histórico.

 

Estado previo y recuperado de la singular escalera protegida como espacio común.

 

Trabajos de intervención en la estructura de madera preexistente durante las obras.

 

Vestíbulo de entrada recuperado, ubicado en el acceso desde la calle Atocha 40.

 

En cuanto a la intervención técnica, el edificio presentaba patología a nivel estructural, de pocería y de mantenimiento, así como de conservación de la fachada y del revestimiento de los patios. Destacan, entre otros, los trabajos de restauración y refuerzo de los elementos de carpintería y estructura de madera. En la recuperación de los forjados de este material, se han sustituido las vigas principales deterioradas, reparando el entablado y cambiando aquellas piezas como carreras o durmientes en mal estado. Dado el estado de muchas de las estructuras preexistentes de madera, también se ha optado en la recuperación de estos forjados tradicionales en la aplicación de un refuerzo mediante una capa de compresión de 7 cm y la colocación de tablero hidrófugo tipo OSB.

Dentro de los trabajos específicos para la consolidación de este inmueble, se ha realizado, asimismo, un refuerzo de los cargaderos de madera con perfiles laminados. También se ha restaurado la estructura de durmientes y vigas principales reponiendo aquellas piezas en mal estado y empalmando, atirantando y zunchando los elementos nuevos y los preexistentes mediante la ayuda de piezas metálicas. En aquellos elementos que se han podido conservar, se ha procedido a un lijado y limpieza de las piezas, aplicando posteriormente una imprimación a la superficie del elemento lignario con producto antihongos, realizando de igual forma un emplastecido de fendas y faltas identificadas.

 

Gracias a esta intervención se ha podido recuperar este edificio catalogado empleando además materiales y acabados de excelente calidad con motivo de su rehabilitación para viviendas singulares dentro de una propuesta y ejecución que se caracteriza por su rigor técnico y respeto por el patrimonio preexistente.

 

Otro de los trabajos significativos, ha sido el de la restauración de los paramentos exteriores y sus elementos característicos, en especial los acabados de revoco pintado, restitución y restauración de elementos decorativos y cornisas, los cierres y balconadas actuales, la sustitución o restauración de carpinterías y contraventanas y la restauración al exterior de los locales comerciales, respetando en la medida de lo posible las actuales carpinterías como signo de su identidad visual. También se ha efectuado la consolidación estructural del bloque hacia la calle Magdalena, en cuya azotea se ha generado un espacio de extraordinaria belleza de zona común con solárium y piscina desde la que se disfruta de una hermosa vista del centro histórico.

 

Diversos aspectos de un ático en el que se aprecia la gran luminosidad de las estancias.

 

La singularidad de los espacios comunes de este inmueble recuperada en todo su esplendor.

 

Estancias de una vivienda en planta intermedia en la que se advierte la alta calidad de acabados y equipamientos.

 

Gracias a esta intervención se ha podido recuperar este edificio catalogado empleando además materiales y acabados de excelente calidad con motivo de su rehabilitación para viviendas singulares dentro de una propuesta y ejecución que se caracteriza por su rigor técnico y respeto por el patrimonio preexistente. El inmueble situado en Atocha 40 recupera la arquitectura tradicional característica del núcleo histórico madrileño en su estado óptimo y rehabilitado a través de la mejora de su accesibilidad y de la calidad espacial de sus viviendas, dotadas de todas las instalaciones modernas necesarias para un confort absoluto. Todo ello bañado por la característica luz de Madrid al que las viviendas se asoman desde sus privilegiados balcones.

 

Recuperación del patrimonio catalogado y del carácter de un edificio histórico en pleno centro de Madrid en sus condiciones óptimas con los estándares de confort del presente.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies